Qué es un smart contract y cómo crear un contrato inteligente

Yolanda López

Los contratos inteligentes o smart contracts son un concepto fundamental cuando hablamos de la tecnología y el desarrollo blockchain. Este término es muy importante porque los contratos inteligentes son lo lo que modela el funcionamiento de las acciones de la blockchain.

Para entender mejor cuál es la función de los contratos inteligentes dentro de una blockchain, es importante recordar primero qué es un contrato. Un contrato normal y corriente, como los que manejamos día a día. 

¿Qué es un contrato tradicional?

Un contrato realmente no es otra cosa que acuerdo manifestado entre dos o más partes y que puede ser oral o escrito. En este documento o en este pacto, se definen una serie de premisas que todas las partes que forman el acuerdo deben cumplir. También se definen qué cosas no se pueden hacer y cuáles son las consecuencias que tiene saltarse alguna de estas cláusulas. 

Este tipo de contratos están siempre sujetos a leyes y jurisdicciones, por lo tanto normalmente requieren de un tercer actor que los regule, por ejemplo notarios o abogados. 

¿Qué desventajas o inconvenientes tienen los contratos tradicionales? 

El principal problema es que estos contratos, a pesar de regirse por leyes y jurisdicciones, están sujetos a la interpretación de todas las partes que forman el el acuerdo, así que cada uno puede cumplir (o incumplir) las cláusulas del contrato si encuentra la manera de hacerlo. 

Además, este tercer actor que puede intervenir dependiendo del contrato, también suma costes, tanto en términos económicos como a nivel temporal, a toda la gestión.

Estos son dos de los principales inconvenientes que presentan los contratos habituales, pero por suerte, los smart contracts acaban con con esto. 

¿Y cómo? Pues vamos a verlo.

Las diferencias de los Smart Contract

Un smart contract o contrato inteligente, también es el acuerdo entre dos o más partes pero en este caso está escrito en algún lenguaje de programación y se ejecuta automáticamente dentro de una blockchain. 

Esto entonces implica que todas las cláusulas de este contrato son sentencias de código. Por lo tanto, lo que conseguimos con esto es que ninguna de estas normas puedan ser interpretables por ninguna de las partes que forma el contrato.

Y además de esto, como hemos dicho los contratos se ejecutan automáticamente dentro de la blockchain, así que ese tercer actor que a veces es necesario en los contratos habituales, ¡no existe! Y esto es un ahorro bastante importante primero de dinero, y segundo de tiempo.

Así que de esta manera ya tendríamos solucionados los dos principales problemas de los contratos habituales. Y todo esto suena genial y realmente es el futuro, pero hay que tener un poco de cuidado.

Y os preguntaréis, ¿por qué? Pues porque por las características de la blockchain, los contratos inteligentes una vez desplegados serán INMUTABLES y PÚBLICOS.

Al ser inmutables, ninguna de las cláusulas o de las sentencias de código van a poder modificarse una vez se despliegue el contrato y al ser público, cualquier persona va a poder consultar el contenido de este smart contract.

Esto es genial pero también requiere algo de responsabilidad por parte de los usuarios, porque al ser el contenido público, se asume que si el usuario decide interactuar con el contrato, lo hace con todas las consecuencias. Por eso es fundamental tener conocimientos sobre esta tecnología.

Al final, la gran adopción que está habiendo y que todavía está por venir indica que la tecnología blockchain abarcará muchas áreas de nuestra vida. Así que es importante saber ciertas cosas y nosotros queremos ayudaros precisamente a eso.

Aprender de desarrollo blockchain

¿Quieres aprender sobre desarrollo blockchain? Accede a la masterclass gratuita (disponible por tiempo limitado) aquí:

Ir a Masterclass Gratis

Ver artículo en formato vídeo:

Noticias relacionadas

Últimas noticias